miércoles, 6 de junio de 2012

La pérdida del valor de la familia



El término “familia”, deriva del latín “famulus” (criado) y se usaba para referirse a un amplio grupo de personas unidas en torno al “pater familias” por vínculos de sangre, afinidad y servidumbre. Aunque las palabras han demostrado ser más duraderas que los hechos, poco queda ya actualmente de este tipo de familia cuyo nombre se sigue utilizando, y no hay expectativas de que se mantenga en el futuro.


¿Cómo ha  sido la familia?

La vida primitiva y la de hoy comparten rasgos: la mujer empezaba a tener hijos tan pronto como era posible y era la encargada de cuidar la casa realizando las tareas domésticas; a la vez, tenemos una imagen idealizada de la familia antigua: de verla unida hasta la muerte, respetando a los padres, la madre cocinaba y el padre trabajaba llevando al hogar el sustento, los hijos iban asumiendo responsabilidades en la medida de sus posibilidades, dependiendo de su edad y sexo; era éste un mundo en el que la mujer tenía una función sometida al varón autoritario y en el que la expresión individual estaba reprimida.
La mayoría de las familias vivía en comunidades rurales con una población menor de 500 habitantes. Se dedicaban sobre todo a la agricultura, en la que participaban los niños desde muy pequeños. Ellos se encargaban de cuidar las aves de corral y juntar leña.


Rasgos importantes:
- Promedio de edad de la mujer en el momento del casamiento: 20 años. 

- Casamiento por Registro Civil y por Iglesia.  

- Modelo de hombre proveedor; la mujer dedicada a la crianza de los hijos en el hogar. 

- La cantidad promedio de hijos era de 6,5 por cada mujer. 

- Predominio de las familias extensas 


¿Cómo es la familia?

En las últimas décadas, se han dado cambios importantes en la familia.
La relaciones han variado, donde la autoridad del padre es menos rígida que en el pasado, existe mayor comunicación con sus hijos y con su mujer: a través del diálogo, el acuerdo y la tolerancia.

La madre ha adquirido más poder de decisión en la familia, pero también han aumentado sus responsabilidades dentro y fuera del hogar. Dentro del hogar, porque el trabajo doméstico sigue siendo, en su generalidad, una tarea femenina, y fuera del hogar por la incorporación de la mujer al mundo laboral.

A pesar de los innegables cambios en favor de relaciones familiares más abiertas y con mayor libertad de expresión, también se ha incrementado la separación de las parejas; existe violencia dentro de la familia y abuso del menor, así como un mayor abandono y olvido de los familiares ancianos, que en muchos casos son considerados una carga para la familia.

La familia unida en matrimonio durará sólo mientras dure el amor, el afecto, la atracción personal. El divorcio es la solución inmediata. No considera el matrimonio ni sagrado, ni público, sino algo meramente personal.

Rasgos importantes:
- La mujer empieza a incorporarse masiva-mente al estudio y al mundo laboral.
- Comienzan a registrarse con fuerza incipiente las separaciones voluntarias.
- El promedio de hijos por mujer desciende drásticamente.
- La edad promedio de la mujer en el momento del matrimonio es ahora de 27 años y el promedio de hijos 2,5.
- Disminución de los matrimonios legales y del casamiento por iglesia.
- Al estar la mujer muchas horas fuera de la casa, los chicos empiezan a sociabilizar a más temprana edad (en jardín infantil) y permanecen más tiempo en las escuela.

 ¿Cómo será la familia?



Lo que actualmente se está comenzando a ver, y que en un futuro ya será concreto son: los homosexuales que quieren ver su unión reconocida como otra familia.
Por otra parte se constata que los esposos, padres e hijos ya hablan poco entre sí: existe más tiempo frente al televisor que manteniendo la comunicación familiar; los padres hablan poco con sus hijos o prácticamente llegan a ser unos desconocidos; aumentan los divorcios, las relaciones informales de pareja y los abortos.
Todo este ambiente, un tanto confuso, lleva a los expertos a pronosticar la desaparición de la familia. 

Rasgos importantes:
- Tanto la edad de entrada la matrimonio como la de tener hijos se retrasará.
- El número de matrimonios disminuirá, aumentando las parejas de hecho.
- La mayoría de las familias serán más pequeñas que las de ahora. Los hijos de estas parejas se sentirán más aislados. El trabajo de sus padres fuera de casa, se unirá el hecho de que apenas tendrán hermanos, primos, tíos… A la larga traerá una sociedad mucho más individualista.
- Los divorcios seguirán aumentando.





Toda familia unida es Feliz sin importar

la posicion economica. No existe la

familia perfecta, pero si aquellos que

luchan y se esfuerzan por lograrlo,

en ella se forjan los valores.